Inici >> Blog >> El lenguaje de la jirafa para la gestión de conflictos

El Rincón de Ismael

Coaching para hacer las paces
Facebook Twitter GPlus Youtube LinkedIn

El lenguaje de la jirafa para la gestión de conflictos

¿Es veradad que ustedes las jirafas evitan responder de manera impulsiva?

Estamos viviendo en Catalunya la exaltación de un conflicto arrastrado desde hace años, el cual, lamentablemente, en estos últimos días, ha llegado incluso a provocar el uso de la fuerza y la violencia en el intento de resolución del mismo. Mientras tanto, leíamos como en Melilla inmigrantes africanos volvían a ser deportados a su país sin más; otro conflicto latente sin resolver. En casa, en la escuela, en el trabajo también nos asalta el conflicto por diferentes causas y a menudo acaba en prácticas violentas, aunque sean de tal sutileza que ni nos damos cuenta.

En este artículo quiero poner luz en la distinción entre conceptos que mezclamos a menudo, dificultando así la gestión de estos conflictos. A la vez mostraré un recurso que me funciona personalmente  para prevenirlos y gestionarlos y que propongo a las personas que acompaño como coach.

Conflicto, necesidades y violencia

Des del modelo de la Comunicación No Violenta (CNV en adelante) de Marshall B. Rosenberg se entiende como necesidad aquellos anhelos –universales- que sentimos todos los seres humanos, aunque con diferentes intensidades según la persona y el momento.

A la vez, insistir en la naturalidad positiva del conflicto. Este surge cuando se da la posibilidad de dos situaciones excluyentes entre sí, poniéndonos en la tesitura de tener que elegir entre una u otra. Tenderemos a optar por aquella que satisfaga en mayor medida nuestras necesidades. Este conflicto puede ser interno –si solo hay una persona implicada- o externo –si hay más de una-.

Así pues, necesidades y conflictos, vistos desde la perspectiva de la CNV resultarían el medio necesario para la evolución de cada persona y la humanidad en su conjunto. Sin embargo a menudo el intento de resolución de los conflictos acaba en alguna forma de violencia, o en una conjunción de ellas.  Violencia es la negación evitable de la satisfacción de una necesidad que se ejerce sobre una persona o colectivo. ¿Por qué pasa esto? ¿Cómo podemos resolver el conflicto de alguna manera que evite la violencia?

Causas del uso de la violencia

El desconocimiento de la propia naturaleza de los conflictos, de su porqué y para qué, es una primera causa. Entramos entonces en un continuo intercambio de defensas y ataques sin, ni tan solo, haber tomado consciencia de nuestras propias necesidades y, aun menos, de las de las otras personas. Esta actitud nos conduce al abismo.

Una segunda causa es la confusión que hacemos entre necesidad y la estrategia que adoptamos para satisfacer esa necesidad. Si yo  digo que necesito que –tú, Juan- pases más tiempo conmigo, seguramente mi necesidad real sea estar más tiempo acompañado. Así una estrategia para satisfacerla seria que Juan pase más tiempo conmigo pero quizás esa estrategia niegue la necesidad de Juan de, por ejemplo, ir a hacer deporte. Si yo he conseguido distinguir la necesidad real de la estrategia, puedo buscar otras que también satisfagan la necesidad de Juan. Por ejemplo llamar a amigas que hace tiempo que no veo para tomar un café.  Generalmente existen muchas estrategias posibles para cubrir una necesidad.

Cómo gestionar los conflictos mediante la CNV

La CNV nos propone un modelo para abordar el conflicto, que se basa en la escucha activa, la curiosidad genuina por las necesidades de las personas y la empatía. Entendemos por empatía la capacidad y acto de conectar con el mundo emocional de la persona que tenemos delante, para comprender su realidad actual des de ahí. Hacernos preguntas como el qué está sintiendo, qué se lo hace sentir, para que hace lo que hace, cuál es su realidad emocional, sus miedos, sus necesidades, etc. Preguntarnos y preguntarle des de esa actitud de curioso que explora sin juicios.

Requiere a la vez una actitud de autoescucha y autoempatia que nos permita conocer nuestras propias emociones, anhelos y necesidades para poderlas expresar, distinguiéndolas de lo que serían las estrategias para satisfacerlas.

Dicho modelo consta de los siguientes componentes:

  1. Observación de lo que está ocurriendo realmente en una situación dada, de que hace y dice la otra persona. Es importantes ser capaces de aislar esas observaciones de cualquier juicio y poderlas expresar de manera aislada, con objeto de que la otra persona pueda recibirla sin sentirse atacada.
  2. Expresión de sentimientos, de cómo nos sentimos al observar lo detallado en el punto anterior. Existe un amplio abanico de vocablos que nos permiten expresar nuestras emociones y sentimientos de manera precisa y con todos los matices necesarios. Es importante conocerlos y ampliar nuestra lista. A más precisión más facilitamos a la otra persona poder comprendernos y más la comprenderemos a ella.
  3. Expresión de las necesidades que guardan relación con los sentimientos que hemos identificado
  4. Comunicación de una petición que enriquezca mi vida y la del otro, es decir satisfaga las necesidades propias y de la otra persona.

Imaginemos, a modo de ejemplo, una pareja en la que a ella le molesta que él fume en casa. Ella podría decirle algo como “Veo que has vuelto a fumar en casa y a mí me resulta tremendamente desagradable el olor que queda [Observación]. Eso hace que me sienta molesta [Expresión de sentimientos], porque necesito respirar un olor más aromático en casa [Expresión de la necesidad]. La próxima vez que tengas ganas de fumar, ¿Podrías hacerlo por favor en la terraza? [Petición].

Estos componentes, con las adaptaciones adecuadas, los utilizaremos tanto para expresar peticiones de manera honesta como para recibirlas des de una actitud empática. Incluso podemos ayudar a la otra persona a expresar, preguntándole por sus sentimientos y necesidades, en un acto de interés por su realidad. Esta conversación des de la transparencia de la vulnerabilidad, permite generar conexiones profundas y generar nuevas posibilidades de entendimiento y no violencia.

Ámbitos de aplicación

El lenguaje de la jirafa –como se le llama también a este modelo- podemos aplicarlo a diferentes ámbitos: Relaciones íntimas, familia, escuela, organizaciones e instituciones, terapia y asesoramiento psicológico, negociaciones diplomáticas y comerciales, disputas y conflictos de todo tipo, incluso en el plano político y relaciones internacionales.

Conclusiones

El conflicto es algo inherente a la persona humana y a las relaciones que establece tanto con sus semejantes  como con ella misma. Lejos de tratarse de algo negativo, si lo abordamos de forma adecuada y nos anteponemos a él, se convierte en motor de nuestro crecimiento y evolución como humanidad.

La CNV ofrece un modelo de soporte a este abordaje sano del conflicto. Para aplicarlo resulta necesario saber distinguir entre las  necesidades que sentimos y las posibles estrategias para satisfacerlas. También necesitamos una actitud de empatía y de interés por la realidad de la otra persona.

El modelo busca establecer una conexión empática que permita generar soluciones donde todas las partes satisfagan sus necesidades. Para ello nos propone una conversación donde empiezo enumerando lo que observo, a continuación expreso como me hace sentir, expongo mis necesidades y, por último, hago una petición concreta de acuerdo a esa necesidad y a la del resto; se trata de un va i ven donde a la vez que expreso estoy poniendo atención a la otra persona, escuchándola activamente y empatizando con ella.

Ojala, en estos momentos de conflicto que estamos viviendo entre España y Cataluña entre los diferentes actos implicados, seamos capaces de aplicar estas actitudes de escucha, dialogo y empatía, para evitar la vía violenta, pues ya estamos viendo a donde nos lleva. Te invito a poner el modelo en práctica en cualquiera que sea tu ámbito –familia, trabajo, amigos…- de manera que podamos comprendernos, empatizar i llegar a soluciones creativas que satisfagan todas las necesidades.

¿Cómo ha sido tu experiencia al aplicarlo? Cuéntamelo en los comentarios.

Recibe un sentido abrazo

Firmado por Ismael

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Subscripció al butlletí

Únete a la red de personas que queremos vivir en plenitud contribuyendo a una cultura de paz. Subscríbete al boletín