Inici >> Blog >> Hacer deporte o llevar una vida deportiva

El Rincón de Ismael

Coaching para hacer las paces
Facebook Twitter GPlus Youtube LinkedIn

Hacer deporte o llevar una vida deportiva

Persona colgada de un tronco con piernas y brazos

Hace unos días, en el último post en el que reflexionábamos sobre el valor de la salud, os sugería hacer ejercicio físico moderado como una medida para prevenir la enfermedad. Remarco que decía moderado y hoy quiero explicaros el porqué moderado.

Muchos y muchas sabéis que me encanta la bicicleta des de pequeño y que no hace muchos años descubrí que podía volver a subir en bici con una bici adaptada. Ello, a la vez de que siempre había escuchado aquello de que es muy sano hacer deporte, me llevó a empezar a pasarme horas en el gimnasio, además de lo que salía en bici.

Al cabo del tiempo empecé a notar en mi cuerpo síntomas de debilidad, mareo y perdida de equilibrio, mientras que una parte de mí me cuestionaba si estar en un espacio cerrado haciendo rutinas entre máquinas, estaba en sintonía con mis valores. En todo aquello había algo que no me encajaba y, la verdad, en aquel momento no sabía muy bien que era. Al final mi cuerpo me obligó a salir de allí.

Yo buscaba respuestas y ya sabemos que la vida es muy sabia y te va poniendo en el camino lo que necesitas. Me presentaron  algunos fisioterapeutas y entrenadores personales que tenían otra manera de entender el fitness, cayó a mis manos un libro que empezaba con una pregunta que me hizo sentir muy identificado: “¿Te aburre pedalear en una bici que no te lleva a ninguna parte?”. También recordé un artículo que leí en mi adolescencia del Dr. Corbella que titulaba “Hacer deporte o llevar una vida deportiva”, donde ponía en contraposición la gente que iba al gimnasio y después cogía siempre el ascensor y el coche, y la gente que no frecuentaba los gimnasios pero iba en transporte público, andaba, subía a su casa o despacho por las escaleras…

El Dr. Corbella nos estaba hablando directamente de una nueva manera de entender el ejercicio físico llamado Movimiento Natural –MovNat-. Explicar tota la filosofía extendería en exceso este artículo, pero destacaría el hecho de que –salvo casos muy concretos de recuperación en que sí puede estar indicado-, nuestro cuerpo no está diseñado para estar cerrado en un edificio haciendo rutinas, y nos invita a salir al medio y jugar con lo que nos ofrece el entorno –caminar, correr, arrastrarse, ir en bici, trepar, colgarse, nadar…-, alternando movimientos y ritmos. Sobre todo defiende el respeto a las propias limitaciones y la utilidad –en contra de la extenuación gratuita o estética impuesta- como valores principales.

Me siento mucho más identificado con esta manera de entender el deporte, en tanto que apela también a valores como la solidaridad –versus competitividad-, la adaptabilidad, la practicidad. Dejé los gyms y rutinas y disfruto de la bici, la montaña, caminar…

Y tú ¿Haces deporte o llevas una vida deportiva? ¿Con qué objetivo? ¿Cómo lo haces? ¿Qué valores pones en juego? ¿Qué te aporta?

Recibe un sentido abrazo

Firmado por Ismael

Añadir nuevo comentario

Subscripció al butlletí

Únete a la red de personas que queremos sentirnos realizados a cada momento y vivir en plenitud. Subscríbete al boletín.