Inici >> Relats >> La remodelación de la calle

El Rincón de Ismael

Coaching para hacer las paces
Facebook Twitter GPlus Youtube LinkedIn

La remodelación de la calle

Se había convocado a todos los vecinos de la calle once de Mayo en el  centro cívico del barrio. La calle estaba situada en el centro del pueblo, donde el consistorio había diseñado un plan para potenciar la actividad comercial de la zona.  Entre algunas de las actuaciones de dicho plan se encontraba el retirar la circulación de coches y aparca-mientos de esa calle para convertirla en peatonal.

—Yo no creo que nos beneficie en nada este plan. Potencian zona comercial para fomentar el consumo de las clases dominantes, mientras a los vecinos trabajadores nos quitan aparcamientos, obligándonos a pagar alquiler en un garaje. Además, revalorizarán la zona y nos subirán los impuestos —intervino Santi—.

Durante la jornada de consulta organizada para saber la opinión de los vecinos, se había programado tres puntos en el orden del día. Primero el regidor de urbanismo presentaría el proyecto. Después se generaría un rato de debate y se acabaría con una votación secreta.

Durante el debate hubo varias opiniones, en la línea de la de Santi, que expresaban algún tipo de desacuerdo con el plan. De hecho, cada vez que se producía alguna intervención de este tipo, provocaba los aplausos de un número considerable de los vecinos que había en la sala. El regidor, empezaba a bajar la mirada y temblarle ligeramente el pulso, mientras las personas que parecían estar de acuerdo con el plan se mantenían en un extraño silencio.

Estaban a punto de cerrar el tiempo de debate y pasar a la votación cuando David, el presidente de la asociación, quiso tomar la palabra para hacer una última intervención.

— Entiendo vuestras inquietudes —dijo refiriéndose a los que hacían alegaciones al plan—. Yo también me levanto cada día temprano para ir a la fábrica. Sin embargo creo que es un buen plan.

El regidor relajó su rostro al ver a David aproximarse al micrófono. Él era militante del mismo partido y había votado a favor del proyecto en la asamblea interna. Además  tenia una curiosa capacidad de saber convencer a la gente y llevársela a su terreno.

David expuso los motivos por los cuales estaba de acuerdo con el plan. Tener una zona peatonal en la ciudad podía ser, junto con otras medidas, una manera de atraer el comercio de la comarca. Un dinamismo que generaría actividad social y económica, a la vez que puestos de trabajo para la gente del pueblo.

Durante su intervención de más de cinco minutos se produjo un silencio sepulcral que acabo en un prolongado estrepito de aplausos al acabar. El regidor deslizaba la mirada por las filas del público y sonreía al ver como casi toda la sala tenia sus manos erguidas, golpeando una con la otra.

Cerrado el turno de preguntas, se habilitaron dos urnas y la gente fue pasando a depositar su voto.

— El resultado de la votación a sido de doscientos votos a favor, cinco abstenciones y diez en contra.

La niñez jugaban en la calle mientras sus abuelas y abuelos mantenían tertulias sentados en los bancos habilitados.

***

¿Acostumbras a cambiar los puntos de vista de los demás para llevarlos a tu terreno? ¿Lo ves como algo positivo o como una manipulación? ¿Qué es para ti el valor de la influencia?´¿Cuánto de importante es? 

Valors que treballa: 

Añadir nuevo comentario

Subscripció al butlletí

Únete a la red de personas que queremos vivir en plenitud contribuyendo a una cultura de paz. Subscríbete al boletín