Inici >> Relats >> Una reunión

El Rincón de Ismael

Coaching para hacer las paces
Facebook Twitter GPlus Youtube LinkedIn

Una reunión

Aquel día tenían una reunión de junta directiva en la asociación cultural del barrio. La orden del día era larga y con algunos puntos complicados, pues habían surgido complicaciones y tenían que tomar decisiones importantes. Habían convocado a las ocho de la noche, con intención de acabar a las diez.

—Hola, disculpad el retraso pero se me ha complicado la tarde.

Sonia era representante en la junta de la sección donde se habían producido una serie  de desavenencias que requerían decisiones por parte de la junta. De hecho en el primer punto del orden del día, tenia que exponer ella los detalles de la situación.

Como la agenda era apretada, los que estaban a la hora acordada, decidieron empezar por el último punto, para ir avanzando. Aunque, precisamente lo habían dejado para el final porque no era urgente para ese día, y en previsión por si no daba tiempo.

—¿Qué habéis hecho? ¿En qué punto estáis? —Susurró Sonia al compañero que tenia a su lado—.

Él no podía creerse que cada junta se repitiera la misma situación. Sonia llegando media hora tarde y, además, imponiendo parar la reunión para explicarle de que habían hablado.

—Cuando acabamos te lo explico —le contestó Martín esta vez—.

Siguieron debatiendo sobre aquel tema mientras Sonia permanecía sentada, con la espalda recostada en la silla, observando como la palabra pasaba de uno a otro. Aunque intuía de que iba el tema, desconocía algunos detalles, cosa que le impedía poder opinar. Detalles que Javi había explicado al principio de la reunión.

No hubo consenso en ese punto y tuvieron que proceder a la votación. Se sabia más o menos como podía quedar el resultado y se preveía un empate en el cual era decisivo el voto de Sonia. Sin embargo Sonia se abstuvo por no tener la información necesaria para posicionarse.

 —Sonia, llegas siempre tarde, no avisas, tenemos que cambiar el orden del día en el último momento, repetirte lo que hemos hecho…

—Disculpad, es que mi agenda esta muy apretada.

Felipe era el presidente de la entidad. Al escucha la justificación de Sonia, apretó los ojos un momento y tensó los músculos de la cara como si se le hubiera atragantado lo que acababa de escuchar.

Volvieron a empezar la reunión prácticamente des de cero y ahora con cuarenta minutos de retraso con respecto a la hora prevista. A demás de repetir el punto que habían tratado para que Sonia pudiera desempatar, les quedaban todavía los puntos más conflictivos y que, suponían iban a llevar más tiempo. La reunión acabo a las once y media de la noche. José tenia un mensaje de su mujer reclamándolo para cenar, Cristina otro de su amigo con quien había quedado para tomar algo…

—Sonia, todos tenemos agendas complicadas.

Una vez se habían marchado el resto, Felipe aun se quedo hablando un rato con Sonia. Le intentaba transmitir que el resto de personas también tenían agendas y compromisos,  pero hacían el esfuerzo de destinar un tiempo a la junta. Se sentían muy poco respetados y valorados cuando ella llegaba tarde, pues les robaba su tiempo.

Sonia volvió a llegar tarde, pero esta vez se pasó la reunión sentada a una punta de la mesa observando la palabra circular entre los demás miembros de junta. Eso sí, nunca conoció con exactitud en significado de la palabra estrés.

***

¿Llegas a tus citas a la hora acordada, antes o después? ¿Cómo te sientes cuando has quedado con alguien y llegas tarde? .¿Qué significa para ti el valor de la puntualidad? ¿Cuánto de importante es para ti?

Valors que treballa: 

Añadir nuevo comentario

Subscripció al butlletí

Únete a la red de personas que queremos vivir en plenitud contribuyendo a una cultura de paz. Subscríbete al boletín